Constitución sociedades

Constitución y Transmisión de Sociedades

Preguntas Frecuentes:

Mediante la siguiente relación, pretendemos resolver las dudas más frecuentes que se plantean en el momento de constituir y/o adquirir una sociedad. No obstante, si Vd. precisa cualquier aclaración o información adicional, así como en el caso en que su pregunta no figure entre las de esta página, le brindamos la posibilidad de que nos exponga su duda directamente mediante el formulario que encontrará más abajo. Nuestro equipo de profesionales le atenderá de inmediato.

1- ¿Cuál es el número mínimo y máximo de socios en una sociedad?
2- ¿Qué capital social mínimo preciso para constituir una sociedad?
3- ¿Cuándo y como puede ampliarse el capital de la sociedad?
4- ¿Cómo puedo escoger un nombre para mi sociedad o cambiar el mismo?
5- ¿Qué responsabilidades tienen los socios? ¿Y el administrador?
6- ¿Quién puede ser administrador? ¿Debe ser uno de los socios?
7- ¿Cuáles son las formas en que puede administrarse una sociedad?
8- ¿La identidad de los socios que constituyen una sociedad es pública?
9- ¿Es posible excluir a un socio de una sociedad de la que forma parte?
10- ¿Qué obligaciones comporta mantener una sociedad?
11- Aportaciones no dinerarias ¿Cómo puedo desembolsar el capital social sin necesidad de aportar dinero?
12- ¿Cuál es el quórum necesario para que la Junta General puede celebrarse válidamente?
13- ¿Quién puede decidir el cambio de domicilio social dentro del mismo término municipal?

Envíenos su pregunta:

Su pregunta
Su e-mail

Respuestas:

1- ¿Cuál es el número mínimo y máximo de socios en una sociedad?

Tanto en el caso de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) como en una Sociedad Anónima (SA), basta un único socio (ya sea persona física o jurídica) para proceder a su constitución. No obstante, en este caso, así como en el supuesto de declaración sobrevenida, es decir, cuando tal situación resulte como consecuencia de haber pasado un único socio a ser propietario de todas las participaciones sociales, la condición de unipersonal deberá indicarse de forma expresa en la propia denominación social y la identidad del socio único deberá constar en el Registro Mercantil.

Es más, en tanto subsista la situación de unipersonalidad, la sociedad hará constar expresamente su condición de unipersonal en toda su documentación, correspondencia, notas de pedido y facturas, así como en todos los anuncios que haya de publicar por disposición legal o estatutaria.

También debe tenerse en cuenta que transcurridos seis meses desde la adquisición por la sociedad del carácter unipersonal sin que esta circunstancia se hubiere inscrito en el Registro Mercantil, el socio único responderá personal, ilimitada y solidariamente de las deudas sociales contraídas durante el período de unipersonalidad. Inscrita la unipersonalidad, el socio único no responderá de las deudas contraídas con posterioridad.

En cuanto al número máximo de socios, éste es ilimitado, tanto en una sociedad de responsabilidad limitada como en una sociedad anónima.

Referencia normativa: Arts. 12, 13 y 14 LSC.



Volver Arriba

2.- ¿Qué capital social mínimo preciso para constituir una sociedad?

En el caso de una SL el capital mínimo es de 3.000,00 €, el cual deberá desembolsarse en su totalidad en el momento de la suscripción de las participaciones. En el caso de una SA el capital social mínimo está fijado en 60.000,00 € y deberá desembolsarse, como mínimo, un 25% en el momento de la suscripción de las acciones.

Referencia normativa: Art. 4 LSC.




Volver Arriba

3.- ¿Cuándo y cómo puede ampliarse el capital de la sociedad?

El capital podrá aumentarse siempre que así lo acuerden los socios. El aumento del capital social habrá de acordarse por la Junta General con los requisitos establecidos para la modificación de los estatutos sociales. La ampliación del capital de la sociedad podrá realizarse por creación de nuevas participaciones, en el caso de SL, o acciones, en el caso de SA; o por elevación del valor nominal de las ya existentes.

Igualmente, el aumento de capital podrá llevarse a cabo mediante aportaciones dinerarias o bien mediante aportaciones no dinerarias. En este último caso será necesario un informe de un experto independiente (en el caso de tratarse de una SA). Cada vez que aumente el capital, la sociedad vendrá obligada a la pago de un importe equivalente al 1% del capital aumentado, en concepto de I.T.P. (Operaciones societarias), al margen de los honorarios y aranceles de Notario y Registro Mercantil. Sin perjuicio de lo anterior, también debe tenerse en cuenta que la Sociedad puede (en función de las pérdidas acumuladas) venir obligada a aumentar su capital social o, en caso contrario, a reducirlo con la finalidad de compensar pérdidas o a disolver la Compañía.

Referencia normativa: Arts. 295 y 296 LSC.




Volver Arriba

4.- ¿Cómo puedo escoger un nombre para mi sociedad o cambiar el mismo?

En orden a que la sociedad disponga y pueda hacer uso de una denominación que la identifique e individualice, y con la finalidad de poder otorgar la escritura pública de constitución, es preceptivo obtener del Registro Mercantil Central (con sede en Madrid) una certificación que acredite que no figura ya inscrita otra entidad con la misma denominación. De otra parte, las sociedades no pueden tener más que una denominación.

Igualmente, hay que tener en cuenta que:

  • La denominación debe estar formada con letras del alfabeto de cualquiera de las lenguas oficiales españolas, y la inclusión de expresiones numéricas sólo puede efectuarse en guarismos árabes o números romanos.
  • Caso de denominación subjetiva o razón social, la persona que pierda la condición de socio no puede exigir la supresión de su nombre de la denominación social, a menos que se haya reservado expresamente este derecho.
  • La denominación objetiva puede ser de fantasía o hacer referencia a una o varias actividades económicas, siempre que estén incluidas en el objeto social.
  • No pueden incluirse en la denominación términos o expresiones que resulten contrarios a la Ley, al orden público o las buenas costumbres, o denominaciones oficiales o que induzcan a error.
  • La certificación negativa de la denominación deberá estar expedida a nombre de uno de los fundadores o, en caso de su modificación, de la propia sociedad, debiéndose presentar su original ante el notario autorizante de la escritura de constitución o cambio de denominación, y protocolizarse con la escritura matriz.

El cambio de denominación puede ser originado por las siguientes causas:

  • Voluntariamente. En este caso, el cambio de denominación requerirá un acuerdo aprobado por la Junta General de Socios. Modificada una denominación, la anterior caduca transcurrido una año desde la fecha de inscripción de la modificación en el registro mercantil, cancelándose de oficio.
  • Sentencia firme. Cuando judicialmente se ordene el cambio de denominación, por cualquier causa, ha de inscribirse mediante testimonio de la sentencia en el registro en que figure inscrita la entidad condenada. El registrador debe remitir al RMC los datos correspondientes, para su inmediata publicación en el BORME.

Referencia normativa: Arts. 404, 406, 413, 416 y 417 RRM.




Volver Arriba

5.-¿Qué responsabilidades tienen los socios? ¿Y el Administrador?

Los Socios:

En la SL y en la SA, la responsabilidad de los socios viene delimitada según la cuantía de sus aportaciones realizadas como capital social, y por lo tanto no responden personalmente de las deudas sociales más allá de dichas aportaciones.

No obstante, debe tenerse en cuenta que sí puede exigirse responsabilidad a los socios que hayan contribuido con aportaciones no dinerarias, los cuáles responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de dichas aportaciones y del valor que se les haya atribuido en la escritura.

Por otro lado, en las SA los accionistas que tengan desembolsos pendientes vendrán obligados a verificar los mismos en los plazos fijados para ello y, en todo caso, en un plazo máximo de 5 años desde la constitución de la sociedad o desde la aprobación del acuerdo de ampliación de capital de que se trate.


Los Administradores:

Los administradores responderán frente a la sociedad, los accionistas y los acreedores sociales, del daño que causen por actos contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados sin la diligencia exigible al cargo que desempeñan.

Las posibles acciones contra los administradores contempladas en la LSC son de tres tipos: acción social de responsabilidad (art. 238 LSC); acción individual de responsabilidad (art. 241 LSC) y la responsabilidad derivada del incumplimiento de la obligación de promover la disolución de la compañía en tiempo y forma regulada en el 367 LSC.

La acción social de responsabilidad contra los administradores se entablará por la sociedad, previo acuerdo de la junta general, que puede ser adoptado a solicitud de cualquier socio aunque no conste en el orden del día. Los estatutos no podrán establecer una mayoría distinta a la ordinaria para la adopción de este acuerdo.

En cualquier momento la junta general podrá transigir o renunciar al ejercicio de la acción, siempre que no se opusieren a ello socios que representen el cinco por ciento del capital social.

Por último, no debemos olvidar los deberes de diligencia, lealtad y secreto, regulados en el arts. 225, 226 y 232 LSC, así como las obligaciones establecidas en la Ley Concursal para el caso de insolvencia de la compañía.

Referencia normativa: Arts. 225, 226, 232, 236 a 241 y art. 367 LS, y art. 134 RRM.




Volver Arriba

6.- ¿Quién puede ser Administrador de una Sociedad? ¿Debe ser uno de los socios?

Administrador de una sociedad lo puede ser tanto una persona física, como una persona jurídica; en este último caso, la persona jurídica deberá nombrar a una persona física para que la represente.

Para ser nombrado administrador de una sociedad, no se requiere la cualidad de accionista, a no ser que los estatutos dispongan lo contrario. Asimismo no podrán ser administradores los quebrados y concursados no rehabilitados, los menores e incapacitados, los que hubieran sido condenados por grave incumplimiento de leyes o disposiciones sociales, y aquellos que por razón de su cargo no puedan ejercer el comercio, ni los funcionarios al servicio de la Administración con funciones a su cargo que se relacionen con las actividades propias de la sociedad de que se trate.

Referencia normativa: Arts.212, 212bis y 213 LSC.




Volver Arriba

7.- ¿Cuáles son las formas en que puede administrarse una sociedad?

La sociedad puede administrarse de varias formas:

  • Mediante un administrador único, el cuál ejercerá el poder de representación de la sociedad.
  • Mediante varios administradores solidarios, quienes podrán actuar indistintamente en nombre de la sociedad tanto para la realización de los actos de gestión, como para la representación de la sociedad en juicio o fuera de él.
  • Mediante varios administradores mancomunados, que deberán actuar conjuntamente de común acuerdo, aunque para representar a la sociedad bastará la actuación del al menos dos de ellos de conformidad con lo que haya establecido en los estatutos sociales.
  • Mediante un Consejo de Administración, que ejercerá colegiadamente la representación de la sociedad, salvo que los estatutos atribuyan a uno o varios consejeros en concreto el poder de representación de la sociedad, bien individualmente o bien conjuntamente.

Referencia normativa: Art. 210 LSC.




Volver Arriba

8.- ¿La identidad de los socios que constituyen una sociedad es pública?

Únicamente es inscribible en el Registro Mercantil la identidad de los socios fundadores, así como, en su caso, la de aquellos que suscriban participaciones o acciones en futuras ampliaciones de capital.

El documento (escritura pública) en el que se recoge la transmisión de acciones y/o participaciones no es un documento inscribible en el Registro Mercantil. En consecuencia, si los socios fundadores transmiten sus participaciones a un tercero, la identidad de dicho tercero no constará en el Registro, siempre y cuando no se trate de un Socio Único, en cuyo caso será de aplicación lo establecido en el art. 13 LSC.

Referencia normativa: Art. 22 LSC.




Volver Arriba

9.- ¿Es posible excluir a un socio de una sociedad de la que forma parte?

Sí, aunque únicamente en supuestos tasados. Así, por ejemplo, se podrá excluir al socio que incumpla la obligación de realizar prestaciones accesorias, así como al socio administrador que infrinja la prohibición de competencia o hubiera sido condenado por sentencia firme a indemnizar a la sociedad los daños y perjuicios causados por actos contrarios a la Ley o a los estatutos o realizados sin la debida diligencia.

Sin perjuicio de lo anterior, con el consentimiento de todos los socios podrán incorporarse a los estatutos otras causas de exclusión o modificarse las estatutarias.

Referencia normativa: Arts. 350 y 352 LSC.




Volver Arriba

10.- ¿Qué obligaciones comporta mantener una sociedad?

La normativa mercantil exige de forma expresa, la llevanza de los siguientes libros de contabilidad:

  • Libro de inventarios y cuentas anuales
  • Libro diario

Además de los libros de obligatoria llevanza, se reconoce normativamente la posibilidad de que el empresario lleve, de forma voluntaria, los libros y registros que considere convenientes, en función del sistema contable adoptado o la naturaleza de su actividad. De otra parte, se establece también la obligación de llevar ciertos libros (llamados “libros societarios”), utilizados para recoger y dejar constancia de determinados aspectos de la vida de toda compañía:

  • Libro de actas
  • Libro de acciones nominativas en las S.A. y comanditaria por acciones
  • Libro registro de contratos celebrados entre el socio único y la sociedad unipersonal
  • Libro registro de socios en las S.L.

En referencia a las cuentas anuales (compuestas de balance, cuenta de pérdidas y ganancias y memoria), el encargado de su formulación es el órgano de administración de la sociedades de capital, así como también del informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado (así como, en su caso, las cuentas y el informe de gestión consolidados), en el plazo máximo de tres meses, a partir de la fecha de cierre del ejercicio social al que se refieren dichas cuentas.

Las cuentas anuales y el informe de gestión deberán ser firmados por todos los administradores. Si faltare la firma de alguno de ellos, se señalará en cada uno de los documentos en que falte, con expresa indicación de la causa.

Posteriormente a su formulación, las cuentas anuales deberán ser sometidas al conocimiento y aprobación de la junta general ordinaria de socios, dentro de los 6 primeros meses de cada ejercicio social.

Referencia normativa: Arts.26, 28 y 41 CCom.; Arts.253 a 284 LSC.




Volver Arriba

11.- Aportaciones no dinerarias ¿Cómo puedo desembolsar el capital social sin necesidad de aportar dinero?

La Ley prevé que el capital social aportado por los socios (tanto en el momento de la constitución como en posteriores ampliaciones de capital) puede consistir tanto en aportaciones dinerarias como en aportaciones no dinerarias.

Tienen la consideración de aportaciones no dinerarias (o en especie) aquellas que no se realizan en metálico y, que por tanto, consisten en bienes o derechos patrimoniales, siempre que sean susceptibles de valoración económica y que sean transmisibles. En el supuesto de este tipo de aportaciones, se han de describir en la escritura (de constitución o de elevación a público de acuerdos de ampliación de capital) los bienes y/o derechos objeto de la aportación, el valor que le atribuya el socio que realiza la aportación y el número de participaciones o acciones que se suscriben con esa aportación. En el caso de aportaciones de bienes inmuebles deberán hacerse constar, además, los datos registrales correspondientes al inmueble aportado a la sociedad.

Cuando la aportación no dineraria se realiza en una SA es preceptivo solicitar y obtener un informe de valoración que debe ser elaborado por un experto independiente designado a tal efecto por el Registrador Mercantil, con la finalidad de acreditar el valor de las aportaciones manifestado por el accionista aportante. Este requisito no se exige en el caso de aportaciones no dinerarias realizadas a una SL.

En el caso de aportaciones no dinerarias, los socios son responsables solidariamente, frente a la Sociedad y frente a terceros, de la realidad de las aportaciones y del valor que el socio que ha efectuado la aportación atribuye a los bienes y/o derechos aportados.

Referencia normativa: Arts. 63 a 65, 66, 69 y 73 LSC.




Volver Arriba

12.- ¿Cuál es el quórum necesario para que la Junta General puede celebrarse válidamente?

Para las SL, la Ley no exige (ni regula) un quórum determinado para que pueda celebrarse válidamente la Junta. No obstante, sí regula la mayoría necesaria para la aprobación de los acuerdos a que hubiere lugar, siendo el mínimo requerido el de un tercio del capital social. En consecuencia, dicho mínimo (un tercio) es el necesario para poder celebrar Junta en las SL. Por debajo de dicho mínimo, no podrá adoptarse acuerdo alguno.

Para las SA, la Ley prevé que con carácter general, la junta -ordinaria o extraordinaria- queda válidamente constituida, en primera convocatoria cuando los accionistas, presentes o representados, poseen, al menos, el 25% del capital suscrito con derecho a voto. En segundo lugar, en caso de que la junta no pueda constituirse en primera convocatoria, la constitución en segunda convocatoria será válida cualquiera que sea el capital concurrente a la misma.

Adicionalmente, la ley exige un quórum especial de asistencia para la adopción de acuerdos relativos a la emisión de obligaciones, el aumento de capital y su disminución, la transformación, fusión y escisión de la sociedad y, en general, cualquier modificación de los estatutos sociales.

En estos casos, la válida constitución de la junta requiere, en primera convocatoria, la asistencia de, al menos, el 50% del capital social con derecho a voto, y en segunda convocatoria, de, al menos, el 25% de dicho capital; si bien, en este segundo caso, cuando la asistencia es inferior a la mitad del capital con derecho a voto, la válida adopción de cualquiera de dichos acuerdos exige que voten a favor del mismo, al menos, los dos tercios del capital asistente.

Sin perjuicio de todo lo anterior, conviene tener presente que los anteriores quórum de asistencia tienen carácter de mínimos, por lo que los estatutos sociales pueden elevarlos, siempre que no exijan la unanimidad y las mayorías de la segunda convocatoria sean inferiores a las de la primera.

Referencia normativa: Arts. 193 y 194 LSC (SA); Arts. 198 y 199 (SL).




Volver Arriba

13.- ¿Quién puede decidir el cambio de domicilio social dentro del mismo término municipal?

Salvo disposición contraria de los estatutos, podrá ser acordado por el órgano de administración, sin necesidad de acuerdo de la Junta General. No obstante, nada impide que la Junta pueda acordar dicho traslado, aunque los estatutos no lo prevean.

En cualquier caso se requiere, elevación a público del acuerdo (mediante escritura pública), que deberá contener la nueva redacción del precepto estatutario alterado, se inscribirá en el Registro Mercantil y será publicado en el BORME.

Referencia normativa: Arts. 285 y 290 LSC.




Volver Arriba

© ML CORPORATE SERVICES, S.L. 2002-2020
Política de Privacidad   Aviso Legal